International Museum of Astronomy

Anterior Proyecto 234 de 298 Siguiente
 
 

IMOA1832

IMOA - 1832
Pontificia Universidad Católica del Perú / pe Peru
4 miembros
Enrique Alonso  Rios Reátegui
Pablo Fernando  Quiñones Reyes
Alonso  Vernal Padilla
Miguel Hermes  Anyosa Velásquez

El proyecto se ubica en el desierto de Atacama, al este del poblado de San Pedro de Atacama en un entorno caracterizado por cuatro elementos: el cielo despejado, propicio para la contemplación de las estrellas; el suelo desértico, caracterizado por su condición horizontal; la existencia de oasis naturales que se forman gracias a las aguas subterráneas que afloran a la superficie; y la presencia de cerros aledaños que definen la zona de intervención.
El proyecto se emplaza en el punto medio entre la zona norte, donde se encuentra el Pozo 3, y la zona sur representado por el bosque de algarrobos. Se propone crear un nuevo eje de vegetación de algarrobos que conecte ambas zonas, generando una nueva ruta turística que guíe a la gente hacia el proyecto.
Uno de las ideas principales que se tomó en cuenta fue el concepto de los “menhires”, elementos verticales emplazados en el territorio, que fueron usados en la antigüedad por el hombre para poder relacionarse con el cielo, como el caso de Carnac, en Francia. Dichos elementos se alzarían en el desierto creando una atmósfera contemplativa que se integra con el lugar.
Se propone enterrar el proyecto, porque se interpreta que el paisaje tiene un carácter primordial en el lugar y que la idea de intervenir con pocos elementos en la superficie (menhires) se mimetizaría mejor con su entorno. Además, el proyecto toma como base el recorrido para relacionarse con el cielo, alejándose del entorno inmediato. Así mismo, se plantea poder atraer la luz del exterior a los ambientes del proyecto con el uso del agua. Este recurso se obtiene debido a la existencia de aguas subterráneas del lugar, que son utilizadas para generar una atmósfera interior más confortable respecto al clima extremo del desierto.
Se propone el uso de la forma esférica debido a que la esfera carece de límites, generando una sensación de ingravidez y teniendo como única relación directa con el exterior una apertura en la parte superior de la esfera. Así mismo, el vacío generado en el interior de la esfera nos brindaría una atmósfera de “bóveda celeste”, que con el uso del agua en la parte inferior, reflejaría la luz del cielo nocturno y bañarían las paredes del espacio.
Los espacios entre las esferas se utilizan para generar un recorrido, donde el agua y los menhires atraen la luz a los espacios interiores y a la museografía. Las esferas se disponen siguiendo un patrón para crear vacíos entre dichos elementos, en dichos vacíos se disponen los espejos de agua y los “menhires” que le dan el carácter al recorrido museográfico. Por lo tanto, el recorrido es flexible y le otorga al usuario la libertad para contemplar la muestra.

Descargar ficheros

 
Distribuir contenido